Yoga para mamás y bebés

Por propia experiencia sé que el post parto y la primera etapa de crianza pueden ser muy duras para la madre. La falta de descanso, las malas posturas por amamantar o sostener en brazos al bebé e incluso el estrés que genera enfrentarse a esta nueva etapa sin saber muy bien cómo hacerlo pueden generar una sensación de angustia y decaimiento que hacen que la recién estrenada mamá se sienta sola, desorientada, dolorida y a menudo poco comprendida

En las clases de yoga para mamás y bebés proponemos crear un espacio donde la madre acompañada de su bebé pueda relajarse, estirarse y fortalecerse de nuevo. Por un lado, a nivel corporal fortaleceremos suelo pélvico y zona abdominal, así como liberar la tensión en la espalda y flexibilizar todo el cuerpo. Trataremos de compensar el sedentarismo al que se ve obligada la madre durante esta época de crianza, liberando el movimiento, las articulaciones y la respiración.
Por otro lado, a nivel emocional y mental reforzaremos el vinculo con el bebé desde el disfrute, la ternura y el darnos tiempo. Con esta practica la madre va recuperando poco a poco el contacto con su propio cuerpo, reconociendo como se siente frente a esta nueva etapa, calmando la angustia o el estrés que generan estos primeros meses de adaptación entre la mamá y el bebé o simplemente dándose tiempo para descansar, para respirar, para estirarse y sentirse.

Aprovechamos la circunstancia de que mamá y bebé tienen que estar unidos en esta etapa para crear un espacio donde puedan compartir una experiencia sin objetivos, tan solo el disfrute del otro y la conexión mutua desde el corazón. Un espacio donde el vinculo, el apego y el contacto sean lo mas importante, donde el bebé sienta la mirada y el cuidado de la madre, y la madre pueda sentir su propia mirada y su propio cuidado enfocado también hacia ella.
Además el hecho de poder compartir un mismo momento vital con otras mamás, quizá las misma experiencias, las mismas dudas, los mismos miedos, el mismo cansancio, la misma experiencia amorosa y de apertura hacia nuestros hijos, crean una conciencia de grupo y de sostén que hacen que tanto mamás como bebés se sientan acompañados, entendidos y recogidos…. Yoga para mamás y bebés es un gran nido dónde relajarse y recuperar fuerzas para seguir con esta maravillosa experiencia de la maternidad y la paternidad.